La escena del crimen

Isla Harper debajo cama

 

Desde la fiesta de Nochevieja he hecho buenas migas con Nadia, la chica del ático B. El otro día, mientras tomábamos unas cervezas, comenzamos a hablar de los detalles más escabrosos de la noche. Esos que el alcohol entierra y que solo una conversación entre chicas consigue destapar.

-Isla, esa noche estuviste muy cariñosa con un chico. Luego, os fuisteis sin decir nada.

No sé si fue por el efecto plena escena del crimen, comienzo a recordar…

 

1 de enero de 2016. Plaza de la Cebada, Madrid.

Siento que es de día, porque veo puntitos rojos a través de los párpados cerrados. Debo estar en el desierto o en una gruta muy profunda. Tengo sed, calor y frío. Todo al mismo tiempo. Trato de buscar una explicación. Me he caído de un octavo piso y un martillo neumático perfora mi cabeza.

Pero no. Estoy en casa. Porque Pacharán restriega su pata contra mis mejillas. Abro un ojo buscando referencias… nada. Abro el otro y me incorporo asustada.

Estoy acostada en una cama enorme que no es la mía. Pegada a un cuerpo que no es el de un gato rechoncho, sino el de un hombre desconocido. Está de espaldas a mí. Tan solo veo su pelo y un peculiar tatuaje en la nuca. ¿La cabeza de un animal?, ¿un lobo? No lo sé, porque la hebilla de un sujetador (¿mi sujetador?) no me deja ver con claridad.

Trato de levantarme y caigo al suelo. Mi acompañante gruñe en sueños. Entonces comienzo a recordar. 31 de diciembre. La fiesta en el ático: champán, ginebra, vodka y tequila. Nadia, Óscar y la empresa de catering. Un terremoto 9 en la escala Richter. Madrid de noche desde la ventanilla de un taxi.

Noto un sabor agrio en la boca. Corro en busca del baño y consigo abrir la tapa a tiempo. Meto la cabeza debajo del grifo y descubro mi imagen en el espejo. Llevo una camiseta XL que apenas me cubre los muslos cubiertos de pelusilla. Genial… ¡yo y la depilación chapucera de cuchilla!

Salgo al salón y encuentro mi ropa desperdigada: los pantalones en la lámpara y el jersey en el mini bar. Me acerco de nuevo a la zona del dormitorio. Con la punta de un palo de golf consigo recuperar el sujetador.

Junto a la alfombra, una de mis bailarinas. Miro debajo de la cama pero ni rastro de la otra. Entonces escucho un rugido atronador… el oso cavernario se está desperezando.

Me escondo debajo de la cama, espero unos minutos y salgo gateando hasta alcanzar la puerta principal. Camino unos metros descalza y enseguida doy con la boca del metro. ¡Estoy en La Latina! Paro un taxi y llego a casa con la moral por los suelos.

Pacharán está furioso pero yo no tengo tiempo para explicaciones. Me tumbo en la cama con una Coca-Cola y un par de Ibuprofenos. Es extraño: no tengo las típicas agujetas sexuales de una noche loca. Eso sí, me vienen ráfagas de un beso muy lento. Respecto a él… No sé quién es ni cómo se llama. Aunque tampoco importa demasiado. Lo más seguro es que NO volvamos a coincidir jamás.

 

+English

The Crime Scene

Since New Year’s Eve celebration I have hit it off with Nadia, the girl in penthouse B. The other day, while we were having a couple of beers, we started talking about the sauciest details of the night. Those the alcohol buries under dirt and only a girls talk gets to uncover.

-Isla, that night you were particularly affectionate with a boy. Later, you left without saying goodbye.
I wonder if it was the “scene of the crime” effect, but I started to remember…

January the 1st, 2016. Cebada Square, Madrid.

I have a feeling it is daytime, because I can see little red dots through my closed eyelids. I must be in the desert or in a very deep cave. I’m thirsty, hot and cold. All at once. I try to find a clear explanation. I have fallen from the eighth floor and a jackhammer is drilling my head. But I’m at home because Pacharan rubs its paw against my cheeks. I open one of my eyes looking for any reference…nothing. I open the other one and I sit up with a fright.

I am laying in a huge bed and it’s not mine. Stuck to a body, and it’s not a chubby cat, but an unknown man that has his back turned to me. I only can see his hair and an odd tattoo in his nape. Is it an animal’s head?, a wolf? I can’t really tell, because a bra’s hook (may be my bra?) doesn’t allow me to see clearly.

I try to stand up but I fall on the floor. My companion growls in dreams. That’s when I start to remember. 31st of December. The penthouse party: champagne, gin, vodka and tequila. Nadia, Oscar and the catering business. An earthquake measuring 9 on the Richter scale. Nightlife in Madrid from a taxi’s window.

I have a bitter taste in my mouth. I run to the bathroom and I manage to open the lid just in time. I put my head under the cold water tap and bump into my reflection in the mirror. I’m wearing a size XL t-shirt that barely covers my furry thighs. Cool…me and my sloppy razor hair removal!

I get out to the living room and I find my clothes all around: my pants on the lamp and my sweater on the mini bar. I get closer to the bedroom area again. With a golf club I reach for my bra. Next to the carpet, one of my flats. I look under the bed but there isn’t any trace of the other. I then hear a thunderous roar…the cave bear is stretching out.

I hide under the bed, I hold my breath for a few minutes and crawl until I reach the main door. I walk a few meters with my bare feet and right away I find an underground entrance. I am in La Latina! I hail a taxi and arrive home with my morale at rock bottom.

Pacharan is furious but I have no time for explanations. I lay down on my bed with a coke and a pair of ibuprofen pills. This is odd: I don’t have my typical sexual stiffness from a crazy night. That’s to say, I get frames from a very slow kiss. Regarding him…I don’t know who he is or what his name is. Although I don’t care too much. I am completely sure we will NEVER see each other again.

8 Comments

  1. Amelia
    48 años ago

    Hola Isla!

    Vengo de WaselWasel y te escribo para decirte que… Me encanta tu blog, tus ideas, la estética, tu forma de escribir. Vamos, que me apunto a leerte 🙂

    Un abrazo!

    Reply
    1. islaharper
      islaharper Author
      48 años ago

      Bienvenida al segundo ce, Amelia. Estás en tu casa 😀

      Reply
  2. Mandy Books
    48 años ago

    Aiii esas lagungas… a veces es mejor no recordar jajaja lo digo por experiecia ^^

    Reply
  3. Irene
    48 años ago

    No digas que NO lo volverás a ver… Te lo digo por experiencia jajjajajajja

    Reply
    1. islaharper
      islaharper Author
      48 años ago

      Igual nos volvemos a ver y no le reconozco. Todo es posible 😉

      Reply
  4. Duna
    48 años ago

    Jajajajaja y el pobre gato pendiente en casa! Si tienes otra rafaga de memoria espero que nos la cuentes.

    Reply
  5. moondandelion
    48 años ago

    Uyyy quién sabe! Ya te lo dirá él!jaja Jo, sabes que me suscribí pero no sé por qué no recibía tus entradas? ahora ya lo cambié y ya recibo y me encantan!! Ay esas amigas que siempre están para recordarnos lo que nuestra psique ya ha olvidado, jajaj
    Buen día!

    Reply
    1. islaharper
      islaharper Author
      48 años ago

      ¡Hola Aroa!

      Sí, he tenido algún problemilla con lo de las suscripciones pero ya está solucionado… Nos vemos la próxima semana.

      bss,

      Reply

Deja un comentario